• ca
  • en
  • es

Historia

El Ràfol d’Almúnia surgió en pleno dominio musulmán. Cabe recordar que “Ràfol” es una palabra derivada del árabe que significa, poco más o menos, alquería, poblado.

No obstante, de momento no disponemos de noticias de nuestro pueblo hasta el año 1306 en que, según el historiador Sanchís Sivera, era señorío de los Rois de Corella y que dejó de serlo cuando se lo confiscó Pedro “el Ceremonioso”. Después pasó a ser señorío de D. Andrés G. de Escribá, a quien Alfonso V le permitió construir una torre en 1309.

Lugar de población mudéjar, en el año 1535 se dotaba de una de las “Rectorías” de moriscos, bajo la advocación de San Francisco de Paula, que sigue siendo el actual patrono y titular de la parroquia que lleva su nombre.

El señorío del lugar de El Ràfol d’Almúnia perteneció a finales de la edad media a la familia de los Mur y a la familia de los Sapena, pasando ya en el siglo XV a manos de los Almunia que dieron el actual nombre al municipio.

En el siglo XVI era señor del lugar D. Jerónimo Almunia. Después de la repoblación cristiana con gente procedente de las Islas Baleares, el año 1687 se concedía a D. Juan de Almunia i Esparza el título de Marqués de Ráfol de Almunia, que pasa a ser después de los Melo de Portugal, Marqueses de Vellisca, a los Castillo y finalmente a su descendiente, el Marqués de Jura Real.

La opresión señorial y de la pequeña aristocracia, que abusaba del cobro de impuestos a los campesinos y agravaba la situación de las malas cosechas, condujo en 1693, bajo el reinado de Carlos II, a la “Segona Germania”. Las gentes de La Rectoría tuvieron una importante intervención en esta nueva “Germania” y de El Ràfol surgió uno de sus líderes indiscutibles, D. Francesc Garcia, que fue nombrado síndico general y se convirtió en cabeza política e ideológica.

El primer Ayuntamiento del que se tiene constancia se constituyó el 1 de enero de 1856.